Opinión: Internet Industrial de las cosas, ¿revolución o evolución?

Hoy queremos compartir un interesante artículo de opinión que invita a reflexionar sobre la irrupción del IIoT o Internet Industrial de las Cosas. Ya sabéis que en Fusebox tratamos de mirar hacia el futuro, y es que siempre tratamos de mantenernos al día para dar un paso más junto a nuestros clientes, por eso os invitamos a consultar este artículo de Laura Tremosa para Automática e Instrumentación.

Acostumbro a entrar en el blog sobre Internet Industrial de las Cosas de la analista ARC y recientemente he podido seguir un interesante debate sobre si el citado Internet de las Cosas era realmente una revolución tecnológica o una simple evolución de tecnologías ya bien conocidas.

Uno de los participantes exponía cómo en una conferencia organizada por Emerson Process, al plantearse el tema, varios de los asistentes comentaban que hemos venido haciendo Internet de las Cosas durante los últimos 25 años, y razonaban respecto a que el desarrollo de microprocesadores y de instrumentación en red ha permitido a la industria de proceso conseguir procesos más fiables, eficientes y seguros.

La afirmación de que en determinadas industrias el Internet de las Cosas ha venido aplicándose desde hace 25 años creó un cierto revuelo en el blog y aumentaron las intervenciones con opiniones diversas. Unos afirmaban que más que una revolución se trataba de una evolución de tecnologías ya disponibles, mientras que otros reivindicaban lo contrario.
¿Revolución o evolución?

Quizás una de las respuestas a esta pregunta que me ha parecido más sugerente ha sido la de uno de los interlocutores y que no es otra que: depende, refiriéndose a que depende del punto de vista desde el que se analiza.

Desde la perspectiva de la ingeniería, realmente es solo evolutiva. Todas las tecnologías necesarias para implementar el Internet de las Cosas ya existen desde hace mayor o menor tiempo. No cabe considerarla como un avance realmente revolucionario.

Ahora bien, ¿qué pasa si lo contemplamos desde la perspectiva empresarial? En este contexto la cosa cambia y todo dependerá de la visión, más o menos atrevida, que se tenga en la empresa. En todo caso, lo que sí es cierto es que cuanto más se conecten las islas de información de la empresa, mayor será la penetración en la cadena de valor y mayor será el potencial revolucionario de Internet Industrial de las Cosas.

Es decir que, sin que se trate de tecnologías que no sean ya conocidas, los beneficios que puede aportar el Internet Industrial de las Cosas se extiende más allá del alcance de aplicaciones del operador de las industrias de proceso en las que de algún modo ya venían aplicándose. Para dicho operador, la información era muy valiosa desde la perspectiva de la seguridad y fiabilidad del proceso, pero el Internet Industrial de las Cosas parece ir mucho más allá. Se trata de la transformación digital de la empresa incluyendo la capacidad de recopilar datos de casi cualquier cosa y a mucha velocidad, lo que combinado con el almacenamiento de los datos en la nube, puede permitir, en opinión de alguno de los que han intervenido en el blog, que todos los procesos de trabajo puedan ser transformados por el personal que apoya una operación de fabricación o proceso físico.

En definitiva, pues, se trataría de que con el Internet Industrial de las Cosas puedan crearsenuevos modelos de procesos y servicios. Nuevas técnicas de producción y nuevos compromisos de los operarios en sus trabajos.

La verdad es que a partir de este debate tan vivo y con opiniones contradictorias, he intentado encontrar ejemplos de aplicaciones industriales de Internet Industrial de las Cosas pero mis esfuerzos han sido hasta ahora poco exitosos. Esto no significa que los promotores de estas nuevas estrategias no puedan resultar muy importantes en el futuro. Las empresas industriales tienden a ser conservadoras y poco proclives a los experimentos. Ocurrió con la introducción del PC industrial como herramienta de control y ocurrió también con las primeras propuestas de buses estándar en comunicaciones industriales o con las comunicaciones wireless.

Y en el caso que no se trate de tecnologías realmente nuevas, a veces también ocurre que, como ocurría con las industrias de proceso que se citaban al principio, se estén aplicando nuevas estrategias a las que solo posteriormente se les da nombre y se universalizan.

Revolución o evolución, parece que el Internet de las Cosas también tiene cosas que decir en el mundo industrial.

u75456557-fusebox

u75456557-fusebox