La resistencia al cambio y los costes, causas que demoran la digitalización industrial en España

Desde Fusebox creemos que uno de los retos más apasionantes que tiene por delante la industria española es la digitalización, factor clave para su desarrollo. Sin embargo, no es un proceso sencillo y queremos compartir con vosotros alguna de las claves.

Según un estudio en Barcelona de la firma Roland Berger, patrocinado por Siemens, la fotografía que resume la situación en España -en cuanto a la introducción de la digitalización en la industria- no es nada halagüeña. Los resultados del citado estudio han sido obtenidos a través de la realización de encuestas a más de un centenar de top-decision makers, así como mediante entrevistas exhaustivas realizadas a miembros de consejos de administración, directores y máximos responsables de tecnología.

A pesar de que la transformación digital podría implicar un incremento de 120.000 millones de euros sobre la VAB en 2025, el Primer Estudio sobre la Digitalización de la Actividad Económica en España elaborado por la citada consultora, cuyas conclusiones presentó Joao Saint Aubyn en rueda de prensa, en España solo una de cada tres empresas está preparada para abordar esta transformación.

Según los resultados, solo un 38% de las empresas cuentan con una estrategia digital formalizada, mientras que un 26% todavía no tiene un responsable de área digital. Esta falta de apuesta se manifiesta especialmente en la falta de incorporación de nuevos perfiles profesionales y en la formación a los empleados, ya que el 20% no realiza ningún tipo de formación digital necesaria para gestionar adecuadamente el cambio cultural y dotar a la organización de capacidades digitales. La diferencia o “gap de penetración digital” supera el 75% en sectores como Salud o Transporte, seguido de Energía, con un 51%. Estos niveles reflejan que existe un importante margen de crecimiento y una manifiesta falta de aprovechamiento de las oportunidades que la digitalización puede ofrecer en estos sectores.

Por sectores, “Telecos” e Internet son los que cuentan con un mayor índice de madurez digital, seguidos por Turismo y Servicios Financieros. En estos sectores, el 91% en el caso de “Telecos”, o el 83% en el de Servicios Financieros, consideran que existe una estrategia digital formalizada en sus compañías, mientras en sectores como la Industria y las Infraestructuras, solo un 10 y 15% respectivamente lo consideran así. En el caso de la Industria, la Energía o las Farmacéuticas y Salud, más de la mitad de las empresas manifiestan que no cuentan con los medios suficientes para llevar a cabo una estrategia digital. Una situación que viene determinada, en parte, por la falta de inversión.

Es destacable que si bien la economía española ocupa en el mundo la 14ª posición por volumen de PIB,  se sitúa en el 45 en lo que respecta al desarrollo de la digitalización. En palabras de responsables de la consultora, “para reducir este diferencial respecto a otros países es necesaria una acción coordinada por parte de la Administración, empresas y asociaciones que impulsen la inversión, potencien la investigación y fomenten el desarrollo en capacidades digitales, creando así un verdadero ecosistema digital.”

Pero según datos del Eurostat, España invierte solo el 1,2% del PIB en Investigación y desarrollo, frente al 3% de Alemania o el 2% de media de la UE.

Junto a la falta de inversión, existen muchas otras barreras que se interponen en ese camino:la resistencia al cambio, los costes que exige el proceso de transformación y la falta de competencias, entre otros. La resistencia al cambio fue uno de los factores más destacados por los responsables, tanto de la consultora como de Siemens. “No se entiende que las empresas españolas se nieguen a realizar estudios gratuitos sobre lo que significaría la transformación digital de sus plantas, y es con esta actitud con las que nos estamos encontrando. Solo empresas pertenecientes a sectores tan punteros como son el aeronáutico y el del automóvil muestran una actitud totalmente abierta», apuntó Eduard Marfà de Siemens. Esto indica claramente que todavía hay mucho camino por recorrer. “Hay que convencer a las empresas de los beneficios que pueden obtener de esta transformación, pero, sobre todo, de que si no se sumen en ella quedarán fuera del mercado en pocos años», siguió indicando Marfà en su interesante presentación.

Esperamos que muy pronto la industria española pegue el salto a la digitalización y desde Fusebox estaremos colaborando con lo último en fabricación de cuadros eléctricos y automatización industrial.

 

Fuente: automaticaeinstrumentacion.com

u75456557-fusebox

u75456557-fusebox